domingo, 4 de septiembre de 2011

Otra que nació allá por Sicilia 2006:


Terrores nocturnos

Cuando te agitas de angustia
En el medio de la noche
Pues un viento extraño aúlla…

Cuando no ves, pues perdiste
El sentido que te orienta,
O te preguntas si existe…

¿Tu vida aún esta viva?
¡Si ni sientes su respiro!
¿Con qué podrás revivirla?

…Y fuera de tus murallas,
La amenaza aturde horrores
Y entrechoca sus espadas…

Si te sientes desarmado
Como si no hubiera fuerza
Suficiente de tu lado…

Ten valor, haz
memoria…
Tus orígenes piensa…
Lee a Dios en tu
historia…
Capta ya su presencia…
Cómo plantó su Viña…
Que El poda, acrece y
riega…
Cómo te fue librando…
De la mano perversa!


Ten valor, haz
memoria… (mira, contempla, cree)
Tus orígenes piensa… (un Amor es tu fuente)
Lee a Dios en tu
historia… (un Amor-pese-a-todo)
Capta ya su presencia…
(un Amor-con-nosotros)
Cómo plantó su Viña… (un Amor fiel y fuerte)
Que El poda, acrece y
riega… (un Amor persistente)
Cómo te fue librando…
(tu Dios vence en la lucha)
¡De la mano perversa!
(Más real que tu angustia).

Cuando te agitas de angustia
En el medio de la noche
Pues un viento extraño aúlla…
(mira, contempla,
cree:
un Amor es tu fuente)

Cuando no ves, pues perdiste
El sentido que te orienta,
O te preguntas si existe…
(un Amor-pese-a-todo,
un Amor-con-nosotros)

¿Tu vida aún esta viva?
¡Si ni sientes su respiro!
¿Con qué podrás revivirla?
(un Amor fiel y
fuerte,
un Amor persistente)


…Y fuera de tus murallas,
La amenaza aturde horrores
Y entrechoca sus espadas…
(tu Dios vence en la
lucha:
Más real que tu
angustia).

Si te sientes desarmado
Como si no hubiera fuerza
Suficiente de tu lado…
(¡Cree! No temas más
Los terrores
nocturnos).

.................................................................
Como "Entre dos horizontes" que subí ayer, esta canción nació en la casa salesiana de Sant'Alfio, en mi viaje formativo 2006.

Fue de noche cuando vivencié y escribí esto.
Allí, en la ladera del Etna, una noche de tormentas.

Tienen una estructura en la que primero se repasan los sentimientos del miedo; y luego se hace un esfuerzo por sobreponerse, buceando en la historia de fe... para terminar reafimando la confianza en el amor de Dios (por más que sigan los miedos... y haya un contrapunto entre miedos y confianza).

Noches reales y metafóricas, noches del alma o del cuerpo que enferma, noches íntimas o de malestares públicos, la noche es siempre una zona propicia al miedo. Y bueno, siempre he querido cantar mi fe desde lo existencial, lo crepuscular, lo dramático, lo incierto, lo que se parezca de verdad a lo fragilmente humano.

+
edu

1 comentario:

  1. ¡Muy buena Eduardo! ¡Gracias por tu don al servicio!

    ResponderEliminar

Seguinos en: