domingo, 4 de septiembre de 2011

Otra nueva, y es folklore:


Zamba pa’que mi
Iglesia sea compañera

Con un corazón de Madre
Mi Iglesia cuide a sus hijos:
Que siempre los acompañe
Aunque dé miedo el camino.
¡Que siempre los acompañe
Aunque dé miedo el camino!

Y los escuche y los cure,
Y con amor los abrace,
Y les testimonie Vida,
Cuando la historia les sangre.
¡Y les testimonie Vida,
Cuando la historia les sangre!

¡De sus hijos que
luchan y abren caminos,
Mi Iglesia sea
compañera!
Pues Jesús que es
Camino, a los que caminan
Y sólo a ellos, se
les revela.
¡Zambita, entibiá la
noche…
Pa’que mi Iglesia sea
compañera!

Como Madre compasiva,
Los busque si andan perdidos.
Que amar es salir al paso
Y acompañar despacito.
¡Que amar es salir al paso
Y acompañar despacito!

Pues si es huella acompañada,
“pan” se hace la compañía.
Pan que devuelve a la huella,
Y la huella, a la alegría.
¡Pan que devuelve a la huella,
Y la huella, a la alegría!

............................................................
Por fin pude terminar esta semana (el 1/9) esta zambita...

Historia curiosa: Nació a la par que "Si quieres, te acompaño en el camino", en enero del 2001 en Córdoba; notarás que alude también al texto de Emaús, desde otro lugar.

Pero nunca quedé conforme del todo con su letra, ni sus primeras formas de cantarla me conformaban.
Ahora mejoré la letra y musicalicé de cero, pero siempre manteniendo la forma Zamba, que era un género que yo nunca había podido componer.

Su letra parece casi revolucionaria, en estos tiempos en que muchos sentimos cierta crisis eclesial.
Y que muchos rezamos por un próximo Juan XXIV.

+
edu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos en: