domingo, 4 de septiembre de 2011

Finalmente:


Invocación a Cristo, Recapitulador de lo humano

Puedo sembrar la tristeza:
Humano soy… Soy capaz.
Puedo destruír la ternura.
Humano soy… Soy capaz.
Puedo habitar la injusticia.
Humano soy… Soy capaz.
Humano soy… Soy capaz.

De lo peor de nosotros
Cordero, redímenos.
Nuestra escondida grandeza
En tu rostro, muéstranos.
Tú, Esplendor de Dios Padre,
Cristo, humánizanos.
Cristo, divínizanos.

Puede mi amor ser extremo.
Humano soy… Soy capaz.
Y mi hermandad ser heroica.
Humano soy… Soy capaz.
Y así construír la esperanza.
Humano soy… Soy capaz.
Humano soy… Soy capaz.

¡Da sustancia a nuestro barro,
Tú, Jesucristo, el Señor!
¡Ven: recondúcelo todo
Tú, Recapitulador!
Principio y Fin de lo Humano:
Cristo, humanízanos.
Cristo, divinízanos.

.........................................................
Otra canción terminada esta semana a apartir de una letra que debí arreglar, originalmente escrita en Villa Futalaufquen en febrero de 2007.
De aire folklórico (baguala...?), me la imagino para el momento penitencial de una Misa.

El título de Cristo, está tomado de la teología que emana del himno cristológico de Colosenses 1.
El es Principio (y Fin); El es la Cabeza ("capit" en latín)... y por eso en El todo recomienza, todo llega a su esplendor original: en El todo se Re-Capit-ula.

+
edu

2 comentarios:

  1. edu sos un groso escribiendo, me encantan tus temas y el corazon que pones al escribir cada uno de ellos, te mando un abrazo enorme en Jesus desde corrientes, muchas bendiciones!!! santiago

    ResponderEliminar
  2. Jesús, ¡Da salud a nuestro barro! (muy bonito Eduardo, saludos desde Zapala, Neuquén).

    ResponderEliminar

Seguinos en: